Gobierno del Estado de México

Tlalmanalco

En este Pueblo con Encanto, te sugerimos iniciar la visita en la Plaza de Armas, flanqueada por portales, con su típico quiosco a un costado; allí mismo están el Palacio Municipal, alojado en el antiguo Hospital Betlemita, y el imponente conjunto conventual Franciscano dedicado a San Luis Obispo, cuyo templo luce imponente con el Iztaccíhuatl vislumbrándose a lo lejos. Sin embargo, lo más valioso del conjunto conventual es la Capilla Abierta, una de las obras de arquitectura virreinal más admiradas del país.

Dentro del Palacio Municipal se encuentra el sencillo pero interesante Museo Comunitario Nonohualca, que exhibe alrededor de quinientas piezas arqueológicas localizadas en el municipio, casi todas ellas de la etapa preclásica.

Antes de alejarte de Tlalmanalco, haz una parada en alguna de las pequeñas posadas de carretera donde se vende la especialidad local, el conejo asado, además de otras delicias mexiquenses, como los mixiotes, la barbacoa y la sopa de hongos.