Gobierno del Estado de México

Amecameca

Amecameca, Pueblo con Encanto, ha ganado fama por su cercanía con el Paso de Cortés, puerta de acceso a los volcanes. A un costado encontrarás el mercado y detrás, la Parroquia de la Asunción, reconocible por su original fachada roja con blanco; echa un vistazo al interior para disfrutar sus retablos barrocos columnados y su sobrio claustro del siglo XVI.

Otro atractivo de Amecameca, sobre todo si disfrutas de los sitios de peregrinaje, es el Santuario del Señor del Sacromonte, ubicado en lo alto de un pequeño cerro a unas cuantas cuadras del Jardín Principal, dentro de un peculiar nicho detrás del altar.

Parque Izta–Popo Zoquiapan

Al sur de Amecameca, dirígete por una estrecha y sinuosa carretera que sube a 3,600 metros sobre el nivel del mar para alcanzar el Paso de Cortés, la entrada a uno de los parques nacionales más asombrosos del país.

También encontrarás el Albergue Paso de Cortés, que funciona como centro de información, además de dar alojamiento a los alpinistas que exploran la zona (previa reservación). Si solo vas de visita durante el día, puedes pagar el acceso al parque (alrededor de $30 pesos) y recorrer los senderos interpretativos, solo necesitas ropa cómoda y abrigadora, y unos buenos tenis de senderismo.

Otra opción para quedarse a dormir son las cabañas o zona de campamento es el Centro Ecoturístico Apatlaco, también podrás rentar cuatrimotos.

Hacienda Panoya

De camino a Amecameca encontrarás con algunos sitios difíciles de resistir. El Bosque de los Árboles de Navidad, es un vivero de gran tradición donde puedes cortar tu árbol en los meses de noviembre y diciembre.

Unos cinco kilómetros más adelante está la Hacienda Panoaya, que forma parte del mismo complejo. Además de su valor arquitectónico, hoy funciona como centro de esparcimiento familiar.

Visita el Parque de los Venados acariciables, un zoológico–granja en donde encontrarás llamas, gansos y jabalíes, entre otros.

Sin duda el mayor atractivo del lugar es el Museo de Sor Juana Inés de la Cruz, hacienda en la que vivió la décima musa de los tres a los ocho años; para comprender mejor el fenómeno geológico visita el Museo Internacional de los Volcanes; además de las áreas verdes de la hacienda podrás encontrar el Laberinto inglés.

En este conjunto también encontrarás un pequeño lago, una tirolesa, un restaurante y un hotel spa con 32 habitaciones.