Gobierno del Estado de México

Teotihuacán y San Martin de las Pirámides

"Lugar que tiene a nuestros dioses"

 

Este nombramiento de Pueblo Mágico es compartido por ambos municipios debido a que la zona arqueológica abarca ambos territorios.

En Teotihuacán los evangelizadores del siglo XVI fundaron el monasterio y templo: San Juan Bautista; actualmente puedes admirar que perdura el púlpito y capilla abierta con arcos.

El Jardín de las Cactáceas, que, a lo largo de 13 hectáreas, exhibe más del 60% de las especies que existen en el territorio nacional, además cuenta con campamentos y actividades de rapel y tirolesa.

Recorre maravillosas construcciones que asombran, como la Pirámide del Sol, que es la más alta, y alza sus escalones hasta 64 metros, con cinco sobre posiciones. Al norte aparece la plaza y Pirámide de la Luna; al sur, el templo de Quetzalcóatl, uno de los Dioses Teotihuacanos, decorado con cabezas de serpientes emplumadas y formas de Tláloc, dios del agua. Otro monumento impresionante es el Palacio de Quetzalpapálot, o dios mariposa, donde los símbolos del cosmos aparecen en columnas labradas en su patio y otros edificios, que rinden honor a los dioses encarnados en animales, son los de los Caracoles Emplumados y de los Jaguares, este último con murales de los bellos felinos. Para ver a detalle la delicadeza de las piezas que necesitan resguardo, nada mejor como los museos de Sitio y Pintura Mural, este último con 34 muestras de arte pictórico prehispánico.

Quien camina entre las pirámides, sobre la Calzada de los Muertos, que durante su época de esplendor, hace unos 1,500 años, simbolizaba el centro del universo, según la creencia de los mesoamericanos que las crearon.

La Zona Arqueológica es una de las más visitada del mundo: Teotihuacán, fue conocida como la ciudad de los dioses, donde se encuentran edificaciones como la Pirámide del Sol, la Pirámide de la Luna, El Templo de Quetzalcóatl y la Calzada de los Muertos.

Estudios recientes del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) revelaron que el nombre de Teotihuacan significa "Ciudad del Sol", en lugar de "Ciudad de los Dioses, como se creía hasta la fecha.

Nuevos análisis arqueológicos, de inscripciones y de símbolos de varios documentos revelaron que la urbe fue nombrada "Ciudad del Sol" por los pueblos que llegaron a la zona después del siglo VIII, una vez que había sido abandonada por sus pobladores originales, señaló el INAH en un comunicado. (enero 2018)

Cuenta con el Parque Estatal San José Cerro Gordo y La Sierra de Patlachique.

Una de las experiencias más importantes en Teotihuacán es el vuelo en globo.

Su feria representativa es la de la Tuna en el mes de agosto en un entorno natural de cactáceas y el cual se puede disfrutar en agradables paseos en bicicleta.