Gobierno del Estado de México

Aculco

​​​​​​"Dos aguas"

Desde que llegas a este Pueblo Mágico se respira otro aire, el de un pueblo apacible, que puede recorrerse sin prisas. Sus calles empedradas aún guardan el recuerdo de las diligencias durante el virreinato. Actualmente, Aculco ha sido declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad por formar parte del Camino Real de Tierra Adentro.

En el centro del poblado se puede conocer su cuidada Plaza Principal y con su quiosco rodeado de verdes jardines. Al cruzar la calle, y luego de subir algunos escalones, se accede al atrio de la Parroquia y Ex Convento de San Jerónimo.

Al otro lado de la plaza, se hayan unos pequeños arcos, al llegar a ellos se descubre un callejón que conduce hasta la alberca municipal, alimentada por un ojo de agua que nace en el lugar, mismo que alimenta a otro espacio público.

Siguiendo ese camino de la calle Pomoca, se llega a unos de los templos más representativos del poblado: el Santuario del Señor de Nenthé, palabra de origen otomí que quiere decir “al lado del río”.

Hacienda La Cofradìa

Al visitar la Hacienda La Cofradía encontrarás un inmueble que data de principios del siglo XVIII y perteneció al clero en sus inicios. Más adelante, a finales del siglo XIX, fue propiedad de don Macario Pérez, padre de Sara Pérez, esposa de Francisco I. Madero, artífice de la Revolución Mexicana.

Actualmente es una propiedad privada, sin embargo, puedes visitarla y conocer sus amplios jardines o su bella capilla que resguarda antiguos óleos de temática religiosa.

El patio principal cuenta con hermosas columnas toscanas y en sus pasillos luce nueve murales elaborados por Ernesto de Icaza, donde se narra la vida de la hacienda.

Cascada La Concepción 

No pierdas la oportunidad de conocer en medio de un árido valle, donde la naturaleza ha esculpido un cañón bordeado por columnas basálticas resuena una maravillosa caída de agua con 25 metros de altura.

Antes de su precipitación, este afluente recorre una calzada de roca basáltica, donde si eres amante de lo extremo encontrarán un escenario ideal para hacer rapel, incluso tender una tirolesa si se cuenta con el equipo adecuado y la experiencia necesaria.

También es posible hacer caminatas o ciclismo de montaña y en verano, durante época de lluvias, esta cascada muestra su máximo esplendor al ser la temporada de mayor afluente.

Cascada de Tixhiñù

Es otra caída de agua en medio de un desfiladero de piedra y torres de basalto, aunque es más pequeña, pero se puede realizar rapel, caminatas o bicicleta de montaña.