Mapa de sitio
Mapa de sitio
Mapa de sitio

Aculco

Consultar asesor
atractivos

Atractivos

En el centro de esta bella población típica se encuentra la hermosa Parroquia de San Jerónimo del siglo XVI que tiene en su sacristía una excelente obra del pintor Miguel Cabrera. A pocas cuadras del centro se encuentra el Balneario Municipal, importante centro de recreación para los visitantes y los propios pobladores. El sistema montañoso del estado culmina en el municipio de Aculco con el Cerro de Ñadó, que tiene una espectacular peña con una altura de 3,300 metros, todo un reto para los alpinistas.

En las cercanías está la presa Ñadó, ideal para las actividades campestres y la pesca deportiva, o las imponentes cascadas de La Concepción y Tixhiñú, ofrecen a la vista soberbias formaciones rocosas y columnas de basalto. La etnia otomí se distingue por sus vestimentas coloridas, con olanes y bordados. En Aculco la artesanía tiene ese inconfundible carácter que está presente aún en los hermosos trabajos de cantera.

Balneario Municipal
(Ubicado en las calles de Iturbide y Corregidora). Después de algún recorrido por las inmediaciones de la población, el Balneario Municipal, con su alberca olímpica, es el lugar ideal para practicar la natación o simplemente refrescarse; durante los periodos vacacionales se engalana con puestos de comida típica, artesanías y espectáculos musicales que complementan la diversión.

Parroquia de San Jerónimo
Los conventos, iglesias y catedrales de la región llevan evidentemente la marca de la arquitectura ibérica del siglo XVI; sin embargo, el estilo barroco mexiquense evidencia en algunos aspectos, la influencia de sus constructores indígenas. La parroquia de San Jerónimo se empezó a construir en 1540; en ella se observa la sencillez propia de los franciscanos y un estilo heredado del medioevo europeo, contra fuertes y ventanas pequeñas; en 1674 se inicia otra etapa de construcción, con un estilo barroco modificado llamado “Tequitqui”. Los atractivos principales dentro el convento son un vistoso reloj de sol y una pintura de Miguel Cabrera, uno de los artistas más cotizados de la época virreinal, “La Ultima Cena”.

Cascadas La Concepción y Tixhiñú
Sobre la carretera Aculco – Amanalco a 10 kilómetros de la cabecera municipal, en un paisaje rocoso resalta entre una barranca, una hermosa cascada que se nutre de las aguas de la presa Ñadó y corre sobre una calzada de columnas basálticas. En verano, el caudal hace de esta caída algo realmente impresionante, llega a alcanzar más de 25 metros de altura. Las paredes de basalto hacen de “La Concepción” el lugar perfecto para practicar rappel y el campismo. El salto de agua de Tixhiñú se encuentra ubicado 7 kilómetros al oeste de Aculco. El agua cae desde 15 metros de altura sobre magníficas columnas de piedra basáltica; el entorno está rodeado de árboles y arroyuelos. En temporada de lluvias, el salto de Tixhiñú es un espectáculo digno de verse, para apreciar la fuerza y la belleza de su caudal. No hay servicios.

Santuario del Señor de Nenthé
En este pequeño santuario de arquitectura moderna, se venera la imagen del Señor de Nenthé o “Señor del Agua” a quien se le atribuye un milagro. Según la leyenda, un día el viejo templo se incendió; los pobladores empezaron a buscar preocupados el paradero de la imagen; para su sorpresa la encontraron intacta al pie de una encina de la cual comenzó a brotar un manantial. Cuando la temporada de sequía es muy fuerte, los pobladores sacan la imagen para recorrer las calles del pueblo y pedirle a la imagen que llueva.


¿Necesitas orientación personalizada?

Contamos con un asesor automatizado para planear tu viaje, consúltalo en línea.

O si lo prefieres, llámanos al 01 800 696 96 96, con gusto te atenderemos.

ir arriba Ir arriba


SECRETARÍA DE TURISMO DEL ESTADO DE MÉXICO

Robert Bosch esq. 1° de Mayo Segundo Piso, Colonia Zona Industrial

Tel. (01 722) 275 6880 y 01 800 696 96 96